Yolanda Fernández Dice

miércoles, septiembre 26, 2007

SOLEDAD...

Sobre mis hombros está la responsabilidad de sacar adelante la publicación de la revista Visión. Este es un proyecto de la Coordinación de Extensión de mi colegio y desde hace "largos" meses me ha tocado batallar para que ese proyecto se concrete. Hoy estamos en la fase final y ya todo el material está en la editorial, pero aún hay algunas "cuestas" que remontar...
Ayer fui a la editorial a entregar observaciones y recomendaciones... han sido tantas que no quiero hablar de eso hoy... sólo quiero compartir mi experiencia de ayer.
Estuve en otro mundo, tan cercano y tan ajeno a la vez, tan sublime y tan doloroso. Vi el abandono en las calles y en el rostro de la gente, vi el abandono y se me encogió el alma por tanta soledad.
Siempre he ido a la editorial en vehículo particular, pero ayer me tocó viajar en transporte público. Como no conocía la ruta, pregunté y llegué sin ninguna dificultad. Cuando terminé mi trabajo profesional, salí y tomé un bus que me llevó por la zona de Pinto Salinas y Simón Rodríguez. Son unas barriadas que no había conocido... tantos años en Caracas y nunca había ido a esos sitios... nunca había estado en esos sitios.
Pinto Salinas y Simón Rodríguez son una zona popular de Caracas, están muy cerca de El Avila y se ve la vegetación por todas partes, había unos pastos demasiado crecidos para estar ubicados en la zona urbana: bien podían alimentarse un par de vacas en esos pastizales urbanos. Vi edificios bajos y unos muy altos, había unos obreros refaccionando algunos de los edificios pequeños... eso me pareció muy bueno. En medio de tanto abandono y soledad me pareció estupendo que le dieran un poquito de cariño a esas viviendas.
Vi demasiada basura, verdaderas montañas de basura, por aquí y por allá... no eran escombros producto de la refacción, era basura, mucha basura, demasiada basura, alarmante basura tirada por doquier... sentí que estaba en otro mundo y se me encogió el alma por tanto abandono.
Vi a muchos hombres aparentemente sanos y fuertes reunidos en cualquier lugar hablando, bebiendo alcohol y gastando inútilmente su tiempo en una jornada que podía ser productiva si estuviesen ocupados en un empleo, si a esa hora estuviesen en un "lugar de trabajo"... sentí que estaba en otro mundo y se me encogió el alma por tanto abandono.
Vi a una señora muy viejita, con el pelo totalmente blanco, asomada a una destartalada ventana en un segundo piso. La vi tan frágil, me la imaginé tan sola en aquel apartamento, sin hijos, sin nietos... sin compañía de ningún tipo. La imaginé tan abandonada en la infinita quietud de su ventana que se me encogió el alma por tanta SOLEDAD.

14 Comments:

  • Esto está escrito desde el alma, pero debo admitir que me dio mucha risa lo de las vacas...La verdad es que esa soledad es la peor, cuando estando tan acompañado y aun sientes la soledad...si no fuera claro por tu par de vacas!!
    Basura creo que es el resultado de los que ha vivido Venezuela toda en los últimos años...

    By Blogger Ale Calcines, at 26 de septiembre de 2007, 11:25  

  • En serio que esa sensibilidad tuya le llega a uno directo al alma. Besos mi Profe.

    By Blogger Waiting for Godot, at 26 de septiembre de 2007, 14:58  

  • Querida Alejandra, iba tan atenta al paisaje que se me ocurrió que en aquel pastizal urbano bien podían crecer un par de vacas...
    Te lo aseguro que ese pensamiento pasó por mi cabeza, pero cuando vi a la viejita en su ventana me entraron ganas de llorar... estaba tan solita, era menudita y con el rostro y el pelo blanquitos... eso me enterneció demasiado, amiga mía.

    Me imagino que debe ser muy triste llegar a viejo y estar solo.

    Te confieso que el viaje por esa zona me impresionó bastante, esa es otra Caracas.

    Bueno, también debe ser que últimamente estoy muy sensible y todo "me toca", todo me afecta...
    Saludos y gracias por tu comentario.





    Waiting querida, gracias por tu visita. Eso es lo que hay en esta tierra nuestra.
    Un abrazo muy fuerte.

    By Blogger Yolanda Fernández, at 26 de septiembre de 2007, 19:38  

  • Pues claro, solo quería animarte un poco con lo de las vacas, yo le pido a la vida que mientras yo este sana y bien me deje por estos lados, pero sola y vieja?? no creo...

    By Blogger JC de Wekker, at 27 de septiembre de 2007, 07:33  

  • recuerdo haber ido a Pinto Salinas a hacer un estudio socioeconomico cuando estudiaba en la UCV...
    y es doloroso darse cuenta que ha empeorado mucho, al menos en aquel entonces cortaban el monte...
    besitos Yoly ♥

    By Blogger Nostalgia, at 27 de septiembre de 2007, 12:03  

  • Yo conocí Pinto Salinas, porque un pana del trabajo vivía allí, el abandono viene carcomiendolo hace mucho tiempo.

    Saludos!!

    By Blogger El Trimardito, at 27 de septiembre de 2007, 17:06  

  • Querida Yolanda,

    -Creo que Caracas tiene tantos pequeños mundos,y tan diversos,que solo el que vive en cada uno de ellos puede el que le corresponde.

    -Claro tu vas a un mundo en el que no estás acostumbrada a ír y sientes lo que ellos allí mismo no sienten,tal vez hasta ni lo piensan,pues su visión esta cegada por los problemas de subsistencia.

    -Aún así y con toda su diversidad,sigue siendo la cuidad más línda que mis ojos hayan podido ver.Es como ver a un familiar convaleciente que no te produce lástima porque lo amas y te intruduces en su pena para darle fuerzas.

    Felíz fín de semana,en unión familiar.

    By Blogger Tu vecina Day, at 28 de septiembre de 2007, 10:11  

  • disculpa Ciber,"quise decír "puede entender el que le corresponde"

    By Blogger Tu vecina Day, at 28 de septiembre de 2007, 10:13  

  • Nostalgia querida,esta no es la tierra que tú conociste, hay demasido abandono y deterioro...
    Saludos.


    Trimardo, abandono, palabrería barata, cadenas y bla, bla, bla, bla, eso es lo que hay en nuestra tierra hoy. Quédate en Niza, a pesar de los franceses.
    Saludos.

    By Blogger Yolanda Fernández, at 28 de septiembre de 2007, 23:04  

  • Daymira, es cierto lo que dices. Cuando no conocemos un lugar lo evaluamos con nuestros propios esquemas y nos llama la atención aquello a lo que no estamos acostumbrados. Eso me pasó a mí.

    Sin embargo, comparto lo que dices. Esta ciudad es muy hermosa, lo lamentable es el abandono en el que está... yo digo que Caracas es "la malquerida", todos la usan, pero pocos le dan cariño.

    Un detalle, esta mañana cuando me asomé a mi balcón vi mi calle toda sucia, llena de desperdicios, anoche recogieron la basura, pero no barrieron la calle...y vivo en una zona muy céntrica, llena de comercios y restaurantes. Esa situación se repite hasta en las urbanizaciones más "empinadas".

    Los administradores de esta ciudad están pensando en otros asuntos y abandonaron sus responsabilidades.

    Un gran saludo, querida amiga.

    By Blogger Yolanda Fernández, at 29 de septiembre de 2007, 20:21  

  • Hola Yolanda! Me encantó tu descripción de los detalles, los pequeños detalles que describen el paisaje urbano ante tus ojos.
    Lo de la señora sola es conmovedor, quién sabe cuantos recuerdos vinieron a su mente mientras miraba por la ventana, miraba, que no veía, quizás pensaba en algún enamorado de antaño, a quien le dio un "no" y años después no está tan segura de si debió decir "si"...así es la vida Yolanda. Un beso!

    By Blogger Oswaldo Aiffil, at 29 de septiembre de 2007, 23:57  

  • Ay, Oswaldo, hoy y a esta hora me rompes el alma con ese comentario.
    Eso mismo pensé yo...
    Un gran saludo.

    By Blogger Yolanda Fernández, at 1 de octubre de 2007, 07:10  

  • Querida amiga, esa descripción la puedes multiplicar por N o simplemente aplicarla a cualquier lugar de Venezuela. Lamentablemente a eso hemos llegado.
    Yo tuve un piano en mi casa y para mi sonaba muy bien, un dia llego el afinador y yo le comentaba que para mi el piano estaba bien y me dijo, mire, lo de la afinada es como las casas sucias uno se va acostumbrando y no se da cuenta.Usted ya se acostumbro a oirlo asi y no nota que este desafinado. Quizas esto lo podemos aplicar al deterioro de nuestras ciudades ya no notamos el deterioro cuando estamos inmersos en ese mundo de basura y monte.
    Y la señora asomada?, seguramente estaba pensando en la novela y si Chavez se antojaria de encadenarse....
    Un beso
    Adela

    By Blogger adelita, at 2 de octubre de 2007, 18:48  

  • Simon Rodriguez.... Si..., conozco...
    Cuando estaba en Venezuela, vì todo eso que viste... Vi catia, vi 23 de enero (bien adentro!) vi Petare (tambien bien adentro!, la escencia), vi tantos barrios de Caracas, vi tanta basura, miseria, y desorden, vi armas, vi robos y vi muertos, vi la realidad de vivir en un barrio de caracas, Catalogada una de las 10 ciudades mas peligrosas del mundo....
    Todo eso lo vi....
    Pero tambien encontrè tantas otras cosas.... Gente que trabaja, y quiere salir de allì, Gente buena, niños de casa, que estudian... Las personas que en mi vida han dejado una huella imborrable por sus palabras, por su fraternidad, por su amistad y sinceridad, vienen de estos barrios....
    Siento mucho que no hayas tenido oportunidad de ver el lado "Sano" del barrio..., solo te diò tiempo y oportunidad de ver su presentacion.... Y tienes razon, ya que descubrir el interior del barrio, su lado noble, es dificil...., y no es cuestion de un dia..., es un ir y venir cotidiano, es hacer amistades, es ver con tus propios ojos que "no todo lo que brilla es oro, y no todo lo que es oro brilla"...
    Disculpame que no te cuente mis experiencias en barrios explicitamente... no lo harè publicamente, ya que es algo preciado para mi... si quieres, en privado, te hecho el cuento...
    Un abrazo fuerte!

    By Blogger Dabart, at 14 de octubre de 2007, 08:24  

Publicar un comentario

<< Home