Yolanda Fernández Dice

jueves, julio 28, 2016

YOLANDITA

Antes fui Yolandita, amor y azúcar.
Ahora soy "usted", señora Yolanda...
Y es como un puñal que hiere profundo, que desgarra, descuartiza y descompone...

Antes fui Yolandita, amor y azúcar.
Ahora, la nada, el olvido y la soledad.
Ahora, la distancia y el abandono.

Nada, distancia, olvido, soledad, abandono...
...algo parecido a la muerte.

2 Comments:

  • ¡Que va mujer!
    Todos en su día fuimos "itas" o "itos" y generalmente perdemos esa condición al dejar de ser niños, menos para las madres que aunque seamos unos carcamales, siempre seremos sus niños pequeños, me pasa a mi todavía con mis hijas que las sigo viendo como unas niñas y llamándolas como cuando lo eran :)
    Así que mucho animo Yolanda, a seguir siendo "ita" por dentro si que tenemos derecho... :)
    Besos y salud

    By Blogger Genín, at 28 de julio de 2016, 21:02  

  • Gracias, Genín.
    En nuestra maravillosa lengua los diminutivos siempre se han relacionado con el afecto y el cariño.
    Sigo siendo -ita en el afecto.
    Saludos cordiales.

    By Blogger Yolanda Fernández G., at 6 de agosto de 2016, 14:07  

Publicar un comentario

<< Home