Yolanda Fernández Dice

lunes, enero 11, 2016

BUROCRACIA DE OSO Y VENENO ROJO...

Hoy fui a buscar información sobre una solicitud que hiciera el 28 de octubre del año pasado en un ente público. Me habían advertido que ese trámite llevaba algo de tiempo, pero nunca imaginé que se convertiría en el tiempo de los osos perezosos. La funcionaria fue amable y me dijo que ella "no tenía nada" en el sistema todavía. No reclamé, sólo le pedí que viera en qué momento del procedimiento se encontraba el trámite. Salió, se demoró en otra dependencia. Me abordó otro funcionario e igualmente comenzó a pisar teclas en su computadora y a revisar...
Al final me dijo que el documento lo tenía Paulina y que todavía estaba en fase de revisión... 
Santa paciencia de los Ángeles del Cielo que me acompañan...
Salí de allí, caminé hasta el casco histórico y entré en la Catedral de Caracas, mi Paraíso, mi remanso de paz y calma. 
En el interior de la Catedral había paz, pero en la plaza Bolívar, justo al frente, se desarrollaba una actividad política del gobierno chavista. Las arengas de los participantes sonaban violentas, poco conciliadoras, casi desesperadas. Recé por ellos, que llegue el tiempo en que los venezolanos podamos vivir los unos con los otros sin que medie la ideología de la desunión y del odio. 
Fue un momento contradictorio: en el interior de Catedral el sacerdote daba la misa, impulsaba la paz y la reconciliación; en la plaza los otros gritaban contra sus propias sombras, por el miedo que deben sentir al haber perdido el poder de la Asamblea Nacional, es como si se hubieran envenenado con su propio veneno.
Me pareció patético todo eso.  
Santa paciencia de los Ángeles del Cielo que me acompañan, no te olvides de mi país.
Seguiré...

2 Comments:

  • Si, que no se olvide, sobre todo ahora...
    Besos y salud

    By Blogger Genín, at 11 de enero de 2016, 20:30  

  • Gracias Genín, por tu fidelidad lectora. De verdad, muchas gracias por leerme con la fidelidad con la que lo haces.
    Aquí todo tiene que cambiar porque ya no hay cuerpo que aguante este mal. Este desbarajuste generalizado tiene que pasar, va a pasar, pero va a costar mucho enderezar estos entuertos y va a ser muy lento, se nos va la vida.
    Ángeles del Cielo, no se olviden de mi país.

    By Blogger Yolanda Fernández G., at 13 de enero de 2016, 18:48  

Publicar un comentario

<< Home