Yolanda Fernández Dice

domingo, diciembre 21, 2008

LOS MUCHACHOS

No crean que he abandonado el blog, sucede que no me salía nada de la cabeza bueno para compartir... y en situaciones como esas prefiero callar. Mis neuronas blogueriles estaban de paseo, pero las he hecho regresar y considerar la ansiedad de mis ochocientos mil cuarenta y tres lectores...

Ahora van varios textos seguiditos, es una de mis promesas de fin de año.

Las últimas semanas han pasado con altibajos.

Trabajo fuerte en mi universidad, el mismo esquema que se repite un semestre y otro, pero que he aprendido a disfrutar a pesar de lo monótono que puede significar. Estar con los estudiantes en el aula es lo único que me gusta y me entretiene cuando estoy allí, el cariño de mis muchachos y poder compartir con ellos me reconforta y agrada... mis alumnos son unos soles.
A finales de noviembre pesqué un virus espantoso que me mantuvo en cama con fiebre, tos y mucho dolor en todo mi cuerpo. El médico indicó el tratamiento y yo lo seguí al pie de la letra; ya lo superé, aunque arrastro todavía algunas consecuencias indeseables de ese virus mañoso que logró tumbarme por varios días.
Como consecuencia de mi postración no pude asistir a los ensayos finales para la presentación de Eiras Nosas. La semana previa a la presentación mis muchachos "vivieron" en el salón de ensayos. Fue agotador para ellos y un poco para mí tambien, pero valió la pena porque la presentación estuvo impecable... fue muy linda.
Se presentaron el 5 de diciembre. Ese día me forré... hasta una bufanda me puse. ¡¡¡Bufanda en un país tropical!!! Síííííííí... para proteger mi cuello y pecho y mantener controlados los infames virus que pululaban cerca y dentro de mí. Decía que mis muchachos se presentaron el cinco de diciembre, había bastantemuchísima gente en el teatro, aunque no estaba completamente lleno. La presentación fue perfecta: danzaron bien, el motivo del espectáculo fue muy original, las acciones estuvieron bien coordinadas, el grupo invitado fue buenísimo también. Me encantó estar en el teatro esa noche y lo disfruté muchísimo, fue muy bueno... buenísimo.
Fue muy bueno y ese día se presentaba por primera vez mi hijo, decidió seguir los pasos de la hermana e ingresó al grupo Eiras Nosas; ahora tengo dos bailarines en casa, se multiplican los compromisos, pero están juntos y así se "cuidan" entre ellos.


Son unos soles mis muchachos. A pesar de que en ocasiones no logro comprender la explosión de hormonas de juventud que tengo en esta casa y pierdo el tino y les suelto cuatro gritos, son unos soles estos muchachos, mis hijos. A pesar de que siento que ellos no me comprenden como yo quisiera y viven en un mundo que no los molesta, un mundo que es una burbuja, un mundo que trato de preservar para ellos, aunque ellos no entiendan eso, son unos soles mis muchachos. A veces siento mucho miedo porque la vida fuera de la "burbuja" está llena de sinsabores y dolor, miserias e injusticias, golpes y caídas; y hasta ahora ellos no han conocido nada de eso. Siento miedo porque no sé si los he preparado para el mundo que está fuera de la burbuja... y les va a tocar volar hacia ese mundo... ya lo están haciendo.



3 Comments:

  • Yolanda,

    te felicito, tienes unos hijos muy guapos. Debes estar muy orgullosa!

    Que tengas unas hermosas fiestas!

    By Blogger Alicia Seminara, at 21 de diciembre de 2008, 15:45  

  • Que orgullo de madre, tus hijos muy lindos y te comprendo perfectamente, a mi me pasa lo mismo, pero creo que con amor y buenos ejemplos los ayudamos a saber enfrentar la vida, aunque uno como madre siempre tiene temores. Te deseo lo mejor y que tengas muy felices fiestas! Con afecto tía Elsa.

    By Blogger tia elsa, at 21 de diciembre de 2008, 20:27  

  • Hola Yolanda! Tus hijos son el reflejo de ti. Ya estoy por estos lares. me fue muy bien, gracias a Dios! Muchos besos y abrazos para ti y Feliz Navidad!

    By Blogger Oswaldo Aiffil, at 24 de diciembre de 2008, 18:49  

Publicar un comentario

<< Home