Yolanda Fernández Dice

martes, enero 17, 2017

ACEITE DE RICINO...

Hace algún tiempo, caminando por los montes de Cumuñucual con una persona muy querida, me mostró en sus manos unas semillas de tártago y me dijo que con ellas se elaboraba el aceite de ricino.
Me quedó la duda sobre el asunto porque siempre había creído que el aceite de ricino era un derivado de algo que se llamaba "ricino": planta o mineral.
Hoy he recordado con intensidad a esa persona.
También comprobé que, efectivamente, el aceite de ricino se elabora con las semillas de la planta que aquí en Venezuela llamamos tártago, y que tiene múltiples denominaciones.
Siempre hay espacio para los nuevos conocimientos o para desplazar los que estaban errados.
Siempre hay espacio para los recuerdos intensos... siempre.

2 Comments:

  • Efectivamente, así es, no estabas equivocada, te pego lo que busqué para ti:

    "El aceite de ricino, en muchas ocasiones mal traducido como aceite de castor por su denominación en inglés (castor oil), se obtiene a partir de la planta Ricinus communis, que contiene aproximadamente un 40-50 % del aceite. El aceite a su vez contiene el 70-77 % de los triglicéridos del ácido ricinoleico."
    Besos y salud

    By Blogger Genín, at 17 de enero de 2017, 21:41  

  • Hola, Genín.
    A veces tenemos lagunas en nuestro conocimiento. El Ricinus communis aquí se denomina tártago y en Cumuñucual abunda mucho.
    Las semillas son muy hermosas, en una ocasión me traje un montón de esas semillas y las tuve en casa como objeto decorativo en una copa. Lo que no sabía era que fueran tan tóxicas y que de esas semillas se extrajera el famoso aceite de ricino.
    Es interesante conocer, estamos en permanente aprendizaje.
    Fíjate todo lo que puede pasar cuando se activan los recuerdos. Hoy recordé intensamente a esa persona que me llevo a conocer más sobre el aceite de ricino.
    Un saludo cariñoso. Espero que estés bien.

    By Blogger Yolanda Fernández G., at 17 de enero de 2017, 22:05  

Publicar un comentario

<< Home